La primera vez que escuché el término vulvodinia fue en un capítulo de Sexo en Nueva York. Si sois fans de la serie y tenéis más de 30, tal vez os acordeis de cuando Charlotte va al ginecólogo pensando que tiene una infección vaginal y le diagnostican una vulvodinia. Muchas risas en pleno brunch con Carrie y las demás, pues supuestamente la vagina de Charlotte está “deprimida”. Qué mal informadas estaban las guionistas porque las mujeres que la sufren no se ríen nada; la vulvodinia es mucho más compleja y dolorosa de lo que mencionan, pues afecta por completo a la calidad de vida en las mujeres.

¿Qué es la vulvodinia?

La vulvodinia es un dolor crónico en la vulva que no tiene una causa definida. Se conoce muy poco de esta afección, de hecho existen muchos profesionales de la ginecología y la sexología que no saben qué es y cómo tratarla. Por esta razón, hay muchas mujeres frustradas con malos diagnósticos y peor pronóstico.

¿Qué se siente?

Los síntomas son parecidos a los de una infección, por eso muchas veces se confunde. Si alguna vez habéis tenido una infección u hongos vaginales sabreis de lo que hablo. Esa sensación como de que te están clavando agujas en la vagina. Es como si te estuvieran quemando por dentro. El dolor es ardor, quemazón, a veces comezón (quisieras rascarte) y palpitaciones en toda el área de la vulva. En algunos casos es constante, en otros sólo cuando hay presión o tocan el área, como en las relaciones sexuales, incluso durante un cunnilingus.

¿Quién te puede ayudar?

¡Ojo! Hay que hacerse cultivos vaginales y biopsias para descartar cualquier infección activa, de transmisión genital o sexual (antes llamads ETS) u otras enfermedades. Descartada la causa orgánica, debemos afrontar el problema con terapia sexológica. Consulta hoy, tu problema tiene solución: info@meduelelaregla.com

Además trabajo con especialistas en dolor crónico, neurología, psicología del dolor, nutrición, fisioterapeutas de suelo pélvico. Sí, se necesita todo un equipo que conozca tu caso para poder realizar el mejor tratamiento. La fisioterapia ayuda a rehabilitar el suelo pélvico pero, para sanar la parte emocional, es básico ir a terapia sexológica.

Es importante saber que cada cuerpo es distinto, cada mujer es diferente. Lo que le funciona a tu conocida con vulvodinia puede no responder de la misma forma en ti. Encontrar el tratamiento correcto tarda algo de tiempo pero merece la pena. El sexo es salud.

¿Qué hay del sexo?

Muchas veces resulta doloroso, pero no es imposible. Hay algunos trucos y mañas que ayudan a que tu vida sexual se mantenga sana, como usar aceite de coco como lubricante, anestésicos para “dormir” parcialmente el área, compresas de hielo y mucho mucho juego sexual no genital.

Aun así, el factor más importante es tener una pareja paciente, cariñosa y de mente abierta. Se necesita mucha comunicación y que la otra persona entienda que, a veces, no se puede tener contacto genital pero eso no impide gozar. Sabemos que hay otras formas de dar y recibir placer. Si no las conoces, ¡por favor, consúltame!

El texto es una colaboración de @peacewithpain, afectada y activista contra la vulvodinia de México. ¡Gracias, Pame!