Si sientes que tu vida sexual está bloqueada, la terapia sexual individual puede ayudarte. Trabajo sobre las “disfunciones sexuales” más comunes:

  • trastornos por dolor pélvico-perineal: vaginismo, dispareunia (dolor en el coito), vestibulodinia…
  • anorgasmia o imposibilidad de llegar al orgasmo
  • falta de deseo o deseo sexual hipoactivo
  • eyaculación precoz
  • eyaculación retardada
  • disfunción erectiva
  • técnica sexual deficiente
  • bloqueo sexual
  • enfermedades e infecciones de transmisión genital o sexual
  • dudas sobre salud sexual, suelo pélvico, ginecología y urología
  • desarrollo erótico (swinger, bdsm) y aprendizaje de técnicas sexuales (punto G, orgasmo dinámico, mindfulness)

Aplico la perspectiva de género y diversidad sexual a la “disfunción” sexual. Esto es muy novedoso respecto al enfoque habitual en psicología y terapia sexual. Trabajamos pensamiento, emoción, cuerpo y movimiento dependiendo de tus capacidades, identidad, experiencia y valores y sin perder de vista los procesos de salud, trabajo o crianza por los que estés atravesando.