• Irene Aterido // Sexología en Madrid y online // Talleres // info@meduelelaregla.com
  • .

¿cómo funciona tu sexualidad?

El ciclo completo de la respuesta sexual normal en una persona de cualquier género es el siguiente:

Deseo: Incluye fantasías y ganas de tener actividad sexual. también se llama libido (se pronuncia la-li-bí-do ;))

Excitación: sería la sensación subjetiva (personal) de «placer» y activación que va acompañada de cambios fisiológicos (el pene se llena de sangre, la vagina se humedece -lubrica-…). se produce una activación del sistema simpático.

Orgasmo: Es en teoría el punto culminante del placer sexual con la eliminación de la tensión y la concentración rítmica de los músculos del perineo y de los órganos reproductivos pélvicos. En el hombre cisgénero existe la sensación de inminencia eyaculatoria (el famoso punto de no retorno), seguida de la emisión del semen (eyaculación masculina). En la mujer cisgénero se producen contracciones de la pared del tercio externo de la vagina, del útero e intervención del nervio vago. En todos los sexos existen tensiones o contracciones musculares generalizadas. Sin embargo, hay sensaciones o plataformas orgásmicas, especialmente en las personas que poseen clítoris, que pueden encadenar varios orgasmos genitales o bien mantenerse en un estado preorgásmico sin resolución o final, o «correrse» sin intervención o toque de genitales.

Resolución: O lo que es lo mismo: tenemos una sensación de relajación general y bienestar. La oxitocina, endorfinas y otros neurotransmisores en cantidades muy potentes han sido liberadas. en el caso de las personas con pene que eyaculan, pueden adormecerse; algunas personas lloran o ríen debido a ese «reset» producido en el sistema nervioso parasimpático y esto es completamente normal. Es que han liberado toda la tensión emocional acumulada.

Este ciclo o etapas se refiere tanto a personas jóvenes sin experiencias sexuales con otras personas (sólo se han masturbado en solitario), como a personas con pareja o con experiencias sexuales más o menos amplias. Sería el hardware que traemos a nivel bioquímico en respuesta a estímulos eróticos que conceptualizamos como sexuales en nuestra cultura.Es por este componente cultural (quitando problemas de salud orgánica) que el ciclo de respuesta sexual se puede truncar en cualquiera de esos puntos.

Cuando existen bloqueos emocionales más o menos fuertes, puede que te veas incapaz de participar en una relación sexual deseada, tanto contigo misma/o como con otra persona… Según los casos, se tratará de una falta de interés (deseo sexual hipoactivo), de una imposibilidad de sentir placer (anorgasmia), un fracaso en la respuesta fisiológica necesaria para una interacción coital efectiva (disfunción erectiva, falta de lubricación) o una incapacidad para hacer disfrutar a la otra persona.

Si esto te ocurriera muy a menudo y con malestar nos encontraríamos frente a una distorsión de la respuesta sexual (en medicina lo llaman disfunción sexual). Sin embargo, todo depende del nivel de malestar que esta situación te cree a ti y a tu pareja. Si tú estás satisfecha/o, no hay nada que modificar. Hay personas que no realizan la penetración vaginal por vaginismo que gozan de una vida sexual llena de disfrute y placer.

Por otra parte, las personas socializadas como mujeres a menudo tienen ciclos de respuesta sexual que no siguen necesariamente estas etapas, especialmente en la fase del deseo, como vimos con Bread and sex en la entrevista que le realizamos hace unos meses. Así, Basson propuso un modelo circular que puede llevar a espirales de resolución o no. La experiencia sexual de las mujeres que tienen sexo con mujeres es muy diferente de la de mujeres con hombres cisgénero, o de hombres con hombres. Sea como sea, si en algún punto quieres cambiar algo de tu vida sexual que no te está satisfaciendo, las sexólogas estamos para ayudarte.

Write a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.